jueves, 4 de diciembre de 2008

La Cuchilla de Occam


No hacer con dos lo que se puede hacer con uno. No emplear mil palabras para decir lo que se puede expresar con un puñado. No perder el tiempo ni el dinero inutilmente. No enredar las cosas. No desbarrar. No complicar. Economía en todo: en palabras, acciones, pensamientos y sentimientos. Pero sin escatimar un ápice a la verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada